Los abrazos hacen que te sientas bien  pero, ¿sabías que los abrazos pueden reducir los efectos el agobio y los síntomas de algunas enfermedades leves? ¿O que pueden influir en nuestra salud y nuestro bienestar general?

Lía Barbery, terapeuta uruguaya, descubrió las ventajas y el poder de los abrazos, y probó que influyen en nuestra salud y nuestro bienestar. A causa de estos descubrimientos creó el Sistema de Abrazoterapia, y desde ese momento han surgido más estudios que han dado razón a sus descubrimientos.

Los abrazos son contacto, son vínculo; de ahí que sean todavía mas importantes para los niños; ahí van cinco motivos para abrazarlos todavía más cada día:

los abrazos son muy beneficiosos para nuestros hijos

  • Mejora la autoestima, puesto que al abrazar nos sentimos esenciales y queridos, incrementando la capacidad de los pequeños de respetarse y quererse para toda la vida.
  • Mejoran el sistema inmune, que se activa al abrazarnos, y aumentamos la creación de glóbulos blancos.
  • Relaja los músculos, se activa la circulación en los tejidos blancos, y reduce el dolor.
  • Resguarda de los constipados. El incremento en la frecuencia de los abrazos reduce los síntomas de las enfermedades leves como los constipados, ¡y sin efectos secundarios!
  • Reduce el agobio y la ansiedad, al reducir la producción de cortisol, y acrecentar la serotonina y dopamina.
  • Así que ya lo sabes, si tu hijo está agobiado por los deberes o bien por un examen, ¡abrázale! Si le duele la barriga, ¡abrázale fuerte! Si se siente entristecido, ¡abrázale aún más!

    Y es que los abrazos que les damos les hacen sentir seguros y arropados, les crear a crear, mejorar y aumentar su autoestima. ¿Se te ocurre mejor motivo para abrazarles?