El sostén y el cáncer de mama, un mito falso…

El sostén y el cáncer de mama, un mito falso…

El cáncer de mama es el cáncer más frecuente en las mujeres. Se sabe que la aparición de este tipo de cáncer puede deberse a varios factores de riesgo, entre ellos la edad, el estilo de vida y la presencia de mutaciones genéticas en los genes BRCA. Sin embargo, no se conoce la causa exacta de la enfermedad, de hecho las causas son probablemente múltiples. Por esta razón, debemos ser cautelosos con los falsos mitos que circulan y confiar en el conocimiento científico que también es apoyado por los médicos.

Uno de los falsos mitos sobre el cáncer de mama que se ha extendido ampliamente entre la población femenina se refiere a la asociación entre éste y el uso de sostenes. La correlación entre el uso del sostén y el aumento del riesgo de desarrollar cáncer de mama fue avanzada en 1995 por dos antropólogos, Sydney Ross Singer y Soma Grismaijer.

Los dos antropólogos pensaron que el sostén podría de alguna manera impedir la circulación linfática en el seno, impidiendo el drenaje adecuado de las sustancias de desecho. Para apoyar su hipótesis, Singer y Grismaijer explicaron que el cáncer de mama está mucho más extendido en los países en los que las mujeres usan el sostén a diario que en los países en los que no existe tal uso. Los antropólogos difundieron su idea a través de un libro auto-publicado y una serie de cadenas de correo electrónico.

Sin embargo, esta teoría carece de base científica. De hecho, la hipótesis de que el sostén puede impedir el drenaje de toxinas a través de los vasos linfáticos no es compatible con la verdadera fisiología del seno: los ganglios linfáticos están situados debajo de las axilas, donde el sostén no ejerce ningún tipo de presión2. Además, un estudio científico de 1.500 mujeres disipó este falso mito: en el estudio participaron 1.000 mujeres a las que se les había diagnosticado cáncer de mama y 500 mujeres sanas, y los investigadores no encontraron ninguna asociación entre el número de horas que pasaban usando un sostén y el aumento del riesgo de desarrollar cáncer de mama. La Sociedad Americana del Cáncer confirmó la falta de una correlación real entre los dos factores, subrayando que no hay pruebas científicas de que el uso de un sostén pueda aumentar el riesgo de desarrollar cáncer de mama

Desafortunadamente, esto es sólo la punta del iceberg: hay muchos mitos falsos asociados con el cáncer, que son sólo una fuente innecesaria de preocupación. La prevención del cáncer de mama es esencial, pero debe hacerse según las instrucciones de los médicos, no por Internet.

Para una correcta prevención del cáncer de mama es aconsejable, en primer lugar, someterse a la auto-palpación, recomendada a todas las mujeres para detectar independientemente la presencia de cualquier anormalidad. Además, deben realizarse exámenes periódicos con médicos especialistas y exámenes como el ultrasonido o la mamografía. Por último, la última generación de pruebas genéticas permite detectar la presencia de mutaciones en los genes BRCA1 y BRCA2. Por ejemplo, la prueba genética de la Fuente BRCA es muy recomendable para las mujeres que tienen casos de cáncer de mama u ovario en la familia o, en general, para las que desean tener más información sobre su predisposición genética.

Share:

Dejar un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies