Todas las pruebas a realizar durante el primer trimestre del embarazo

Todas las pruebas a realizar durante el primer trimestre del embarazo

Las mujeres embarazadas experimentan un momento especial, pero también muy delicado, e inmediatamente empiezan a hacer preguntas sobre la salud de su bebé. Para mantenerlo bajo control, se pueden realizar pruebas de detección prenatal o pruebas de diagnóstico prenatal. Es muy importante que las mujeres embarazadas empiecen a pensar en su propia salud también, sometiéndose a todos los controles de rutina.

Las futuras madres deben vivir todo el embarazo con calma, pero sobre todo el primer trimestre, que es el momento más delicado. Es muy importante planificar los chequeos y exámenes que se planean para estos meses, para mantener su propia salud y la del bebé que llevan bajo control.

Durante las diez primeras semanas de gestación, la mujer embarazada debe concertar la primera cita con el ginecólogo o la comadrona, a fin de disponer de todo el tiempo necesario para planificar la asistencia durante el embarazo (crf. fuente 1). Seguramente deben ponerse en posición de seguir cada paso y cada etapa, bajo la guía de su médico.

El primer chequeo es importante porque se mide la presión y el peso de la embarazada y finalmente puede tener toda la información que quiera y la lista de exámenes básicos. Las futuras madres tienen que hacer varios exámenes:

un análisis de orina para comprobar la función renal
urinocultivo para detectar la presencia de infecciones urinarias
análisis de sangre para determinar el tipo de sangre, el factor Rh, la anemia u otras enfermedades como la toxoplasmosis, la rubéola, la sífilis y el VIH
Ecografía para confirmar la edad gestacional precisa.

La primera ecografía permite datar con precisión la gestación, midiendo la longitud del embrión para evaluar si su desarrollo corresponde al período de gestación que se calcula en base a la última menstruación. Además, se detecta la implantación de la cámara gestacional en la cavidad uterina y se muestra la presencia del embrión (véase la fuente 2). Las ecografías revelan la presencia de actividad cardíaca y el número de embriones (ver fuente 2).

El ginecólogo puede dar toda la información sobre las pruebas de detección prenatal y las pruebas de diagnóstico prenatal, que permiten evaluar la posible presencia de anomalías cromosómicas en el feto. Las pruebas de detección prenatal ofrecen un resultado probabilístico que revela la probabilidad de que el niño pueda estar afectado por una anomalía cromosómica, como el Síndrome de Down, el Síndrome de Edwards y el Síndrome de Patau. Las pruebas diagnósticas prenatales dan un resultado diagnóstico, pero a diferencia de las pruebas de detección, son invasivas y presentan un riesgo de aborto del 1% (ver fuente 3).

La prueba de ADN fetal es una prueba de detección prenatal no invasiva, que consiste en una simple recogida de sangre materna que se analiza con maquinaria de última generación capaz de detectar y secuenciar los fragmentos de ADN fetal presentes. Es una prueba con una fiabilidad de hasta el 99,9% en la detección de anomalías cromosómicas importantes.

Share:

Dejar un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies